En carnaval la alegría

se toma nuestras vitrinas

Fecha: 

Viernes, Marzo 17, 2017

El Carnaval de Barranquilla es catalogado como una de las fiestas más importantes del país. Esta fiesta llena de color, música y alegría que se realiza entre el 25 al 28 de febrero, se dice que data desde el siglo XIX y que son de origen europeo introducidas a América por los españoles y portugueses que llegaban a estas tierras. En estas fiestas, la alegría, el color, y el buen ritmo se toman la ciudad para recibir a nacionales y extranjeros que llegan a ‘Curramba’ como se le dice a Barranquilla para disfrutar de un ambiente alegre y ameno. Los personajes de Carnaval, también inspiran los apetecidos productos de la panificación. Nuestras vitrinas se contagian de la alegría del carnaval, con personajes, como los siguientes:

La danza del Congo 

Es símbolo del Carnaval, es original de África y se cree que es la más antigua de esta fiesta, se cree que se practicaba en las fiestas de la Candelaria de Cartagena y migró a Barranquilla. Este es representado por hombres vestidos de colores que usan gafas oscuras y un turbante en sus cabezas adornado de flores y cintas.

 

La negrita Puloy

Inspirada en una publicidad de un detergente de origen venezolano del mismo nombre. Este disfraz general- mente es usado por mujeres quienes realizan una danza durante el desfile.

 

El torito

Como danza tiene su origen en África con bailarines que danzan al son de los tambo- res bajo una máscara colorida que posee for- ma de toro. Esta danza se caracteriza por su antiguedad y tradición, que además ha sido dirigida por hombres de una misma familia que han inculcado el legado de generación en generación.

 

Máscaras de animales

Tigres, perros y gorilas, representa un vínculo espiritual entre la naturaleza y el hombre.

 

La marimonda

Nace con el objetivo de ser una burla a la clase alta y funcionarios corruptos de la Ba- rranquilla de antaño, se dice que un nativo al no tener dinero para disfrazarse fue quien se vistió con un saco y corbata, pantalón viejo al revés, y como careta usó un costal de harina al que le abrió 3 agujeros.