Las claves de una lonchera saludable

Fecha: 

Lunes, Febrero 19, 2018

En el año 2005, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar realizó la Primera Encuesta Nacional de Situación Alimentaria y Nutricional (Ensin) que arrojó resultados muy preocupantes con relación a la alimentación de los niños de todas las edades en Colombia. Cinco años después, se hizo una segunda encuesta y, aunque los resultados fueron similares, se logró caracterizar los hábitos alimenticios y el consumo de frutas y verduras en la población colombiana.

Una buena alimentación aporta todos los nutrientes y la energía que se necesitan para estar en buenas condiciones en cualquier edad o momento de la vida –lactancia, infancia, adolescencia, juventud, adultez, vejez–, afirmó la msps & fao (2013).

Una alimentación sana debe cumplir con las siguientes cuatro variables, que nos confirman que el secreto se encuentra en la moderación y en consumir de forma acertada las diferentes categorías de los alimentos:
• Equilibrada   Tiene las cantidades adecuadas (ni mucho ni poco).
• Suficiente  Cubre las necesidades particulares que tiene el cuerpo.
• Adecuada Tiene en cuenta las necesidades de cada persona, se     gún su edad, actividad física y estilo de vida, entre otros aspectos.
• Completa Incluye todos los grupos de alimentos.

LA LONCHERA IDEAL:

Considerando las preocupaciones y retos que se tienen en materia alimentaria, en todo aquello que hace parte de los buenos hábitos alimenticios, se concluye que una nueva lonchera debe contener los siguientes alimentos sin excepción; de esta manera se asegura el 15% de las calorías totales que requiere un niño para mantener una adecuada dieta alimentaria:

  • BEBIDAS: Estas deben ser agua o un jugo natural, sin azúcar.
  • FRUTAS:Cualquiera de temporada, que sea fácil de portar, pero lo importante es que sea del agrado del niño.
  • PANES O GALLETAS: Estos alimentos son la fuente de energía para el niño, para cumplir adecuadamente con sus deberes y actividades lúdicas y deportivas. puede ser un sándwich, con su porción de jamón y queso. también se considera una porción de galletas o un pasabocas de algún producto panificado.

Los estudios realizados nos arrojan los siguientes datos importantes:

* La encuesta muestra que, para el grupo poblacional de la niñez y la adolescencia, los hábitos alimenticios no son equilibrados, pues no incluyen alimentos saludables en su alimentación diaria. Esto ha aumentado el riesgo de tener sobrepeso, obesidad y otras enfermedades.

*¨Esta alerta nos invita a enseñarles a identificar en sus colegios los alimentos más saludables que les permitan consolidar adecuados hábitos alimenticios y mantener una buena salud.
* Una buena lonchera debe tener la cantidad de nutrientes que un niño, adolecente o joven necesita cubrir en espacios fuera de su casa en cuanto a calorías, proteínas y vitaminas.
* Debe evitarse el exceso de comidas que tienen sustancias que pueden hacer daño, como las grasas saturadas, la sal, aquellas que son fuente de colesterol, los azúcares. En lo posible, debe contener alimentos sanos, naturales y que garanticen la energía que ellos necesitan para sus actividades diarias.
* Una buena lonchera también debe contener los nutrientes que no se pueden dar a otras horas del día cuando un niño, adolescente o joven se encuentra fuera de su casa. Esta debe ser rica en vitaminas y fibra y ajustarse a las necesidades del niño, es decir, si es “gordito”, su lonchera debe ser reducida en calorías.