Las loncheras nutritivas

incluyen pan en sus diferentes formas

Fecha: 

Viernes, Marzo 17, 2017

La lonchera de los niños debe contener 15% de las calorías que requieren cada día, por tanto, es de vital importancia planearlas y conocer en detalle los verdaderos aportes nutricionales de los alimentos utilizados, porque, si bien debe ser variada y colorida, debemos ser cuidadosos en no causar desnutrición ni obesidad en los más pe- queños. El primer paso es darles el justo valor a los alimentos que elegimos, por lo que es necesario aprender a reconocer qué es y qué aporta nutricio- nalmente. Esta información debe ser contrastada con las verdaderas necesidades nutricionales y de salud de los niños que necesitan portar alimentos para consumirlos en las jornadas fuera de casa.

  1. Es importante tomar las pre- cauciones respectivas para que en las loncheras de los niños no se impongan alimentos que no representan nutrición o salud.
  2. Es necesario leer y consultar cuidadosamente las etiquetas de algunos de los productos que se eligen, que deben pertenecer a los principales grupos de ali- mentos, aquellos que puedan conseguirse fácilmente, como en el caso de las frutas, para lo cual es recomendable elegir aquellas que se encuentran en cosecha para obtener benefi- cios en su precio.
  3. Otro aspecto por considerar es el tamaño de las porcio- nes, deben ser adecuadas de manera que generen la saciedad suficiente para cuando niños y jóvenes es- tán fuera de casa; pero no excesivas, para contribuir a los malos hábitos y efectos secundarios.
  4. Es necesario tener en cuenta que los alimentos que se elabo- ren sean fáciles de portar y de consumir.

 

Sándwiches

En pan tradicional o de molde. El pan integral es una opción aún más saludable que ayu- dará a los niños a acostumbrarse a su sabor desde temprana edad. En cuanto a los que- sos, es importante elegir aquellos bajos en grasa y de sabor suave.

Lácteos

La Asociación Española de Pediatría (AEP) reco- mienda que los niños hasta 3 años deben consu- mir lácteos enteros y, a partir de esta edad, o si el pequeño tiene sobrepeso, optar por los semides- cremados o descremados.

Frutas

Mandarina, melón, banano, durazno, man- zana, moras, mango, naranja, piña, uvas y papaya son ideales. Una buena variedad se logra cuando estamos atentos a las frutas de temporada.

Frutos secos

La Asociación Española de Pediatría reco- mienda el consumo de frutos secos, nunca salados, para los niños, aunque aconseja darlos molidos a los menores de 3 años, por el riesgo de atragantamiento. Son ricos en fibra, vitaminas y minerales, y contienen grasas saludables.