EL HERMOSO Y DULCE ARTE DEL CAKE DESIGN

Fecha: 

Jueves, Junio 16, 2016

Los primeros registros de recetas dulces se remontan a Mesopotamia y al Antiguo Egipto, hace más de siete mil años, dónde se preparaban panes de miel redondos espolvoreados con ajonjolí.

En la Antigua Grecia, los nacimientos se celebraban con pasteles. Los fabricados en Atenas tenían fama por ser elaborados con harina, queso y aceite. Fue en el Imperio Romano, hacia el siglo IV a.C. cuando se distinguió por primera vez la diferencia entre el panadero y pastelero; introduciendo el oficio de los “pastillariorum”.

Durante la Edad Media, empezaron a surgir en Francia los obloiers, un gremio que se dedicaba a hacer obleas, es decir, las hostias para las misas religiosas. Poco a poco, el pueblo tuvo acceso a estos dulces que se consumían por el calendario de igual forma que ahora se come turrón en diciembre ó torrijas en Semana Santa en algunos países de Europa.


En 1440, una ordenanza utiliza por primera vez la palabra “pasteleros”, un siglo más tarde, en 1556, bajo el reinado de Carlos IX de Francia, nace la corporación de pasteleros que establece el aprendizaje y acceso al grado de maestro pastelero.

El descubrimiento del Nuevo Mundo hizo posible el intercambio de ingredientes, pues de la mano de Colón, Cortés, Pizarro... fue llevada a América la caña de azúcar, como el cacao al viejo mundo. Este intercambio incrementó el cultivo de azúcar debido a la buena combinación de ambos.


En Francia, durante este siglo, el XVIII, se inicia el desarrollo del hojaldre, con el cual se da inicio a la pastelería moderna. También se desarrolla con fuerza la pastelería en Austria, la misma que la reina María Antonieta llevará a Francia cuando se casa con Luis XVI. Ya entonces se hacían pasteles creativos que podrían parecernos obras de arte.

Páginas