Anterior

En pastelería:
experimentar
para innovar

Siguiente

Ultralite
harina de
trigo
fortificada
rica en
fibra

Noticias

Panes, tortas y ponqués “con un café, por favor”

Miércoles, Diciembre 9, 2015 - El café y el pan son un maridaje perfecto, en cualquiera de sus presentaciones se constituye en una oferta ideal para complementar el portafolio de una panadería o pastelería. Así se demuestra en diferentes categorías de negocio, en las que su presencia es imprescindible a la hora de generar nuevos momentos de consumo.


En el tema del café, las primeras ofertas las hacen las cadenas mundiales lideres, hablamos, por ejemplo, de Starbucks o Dunkin’ Donuts, que desde el inicio mismo de sus negocios consideraron como imprescindibles la oferta de café y de un producto de la panificación o la repostería. No existe el uno sin el otro.

A lo largo de nuestra vida, y en el hogar, siempre hemos disfrutado del café con un pan. En el desayuno, a la media mañana, en la merienda o en la noche. Posteriormente, el café paso de consumirse, no solo en el hogar, sino a constituirse en la bebida ideal con la cual se marcan pausas a lo largo del día. La gran mayoría de países que han desarrollado una fuerte cultura de café lo acompañan con productos de panadería, ya sea una galleta, un pan o algún producto propio o local. En todos los casos se ha desarrollado la cultura de consumir café alrededor de un complemento ideal.


En Colombia

El negocio ha evolucionado al punto de que hoy corresponde a una de las categorías del sector alimentos. En primer lugar esta Juan Valdez, de la Federación Colombiana de Cafeteros; de segundo se encuentra Oña, que cuenta con una producción propia de panadería y pastelería; le sigue Pan Pa’ Ya! que, siendo panadería, hoy se ha diversificado hacia restaurante y café, con una alianza que maneja con la marca Amor Perfecto; en cuarto lugar esta Dunkin’ Donuts, que cuenta con una marca propia de café colombiano, que es uno de los articuladores más importantes para su negocio.

La presencia del café, al momento de consumir una torta o un postre, es hoy una interesante oportunidad. Culturalmente, en Colombia el consumo de estos productos se entendía más con una gaseosa, es decir, dulce con dulce, mientras que en países como Ecuador, Estados Unidos, México o Brasil las tortas y los postres van muy bien con un café. En el país, los consumidores han empezado a disfrutar de estos productos de todos los días con un concepto más equilibrado, es decir, con un buen café o con una bebida neutra como el agua.

En Colombia, por su parte, podemos identificar dos claras tendencias: ciento por ciento muy fuerte en un gran número de panaderías colombianas, que ofrecen deliciosos desayunos, y en las que no puede faltar un cafecito con leche o negro; y la de aquellas panaderías que tienen una mayor vocación por ampliarse y adquieren un especial protagonismo.


Tenga en Cuenta

  • Para acompañar un buen pan o una torta, el café debe ser excelso, en lo posible tipo exportación y, si es una categoría de origen, va a agregar un mayor valor a la oferta. Así el negocio no sea de café, se debe ofertar uno como el que utilizan los líderes de la categoría.
  • En Europa, en cadenas de pastelería o panaderías de antaño, incluso de siglos, nos encontramos con que todas han evolucionado al concepto de momentos de consumo, por lo cual, un café es el común denominador en todos estos establecimientos, que se sitúan desde un local comercial hasta una estación de tren o en cualquier área peatonal.
  • Todavía no se venden los mejores cafés, pero ya se trabaja en generar ese modelo de

Panadería o pastelería, en el cual con muy buenos productos de nuestra línea y el acompañamiento de un café se pueda retener por unos minutos más a un cliente que ingrese a nuestro establecimiento, para una mejor experiencia.


Mercado

En el caso de las panaderías de barrio o de conveniencia, también existe una gran oportunidad, ya que el consumo del café va creciendo, pero hay que hacer las adecuaciones o mejoras requeridas en los espacios, para una mejor oferta del producto. La gran mayoría utiliza la greca y, por esto, es difícil crecer en el consumo de café en Colombia. Es conveniente buscar opciones más funcionales y de más fácil manejo, de más rápida entrega, porque el negocio no es el café en sí mismo, pero sí tener el producto de esta categoría más cercano al de mejor calidad.

En el mercado existen muy buenas opciones de máquinas que permiten escoger un grano de la mejor calidad, ya que el equipo en sí mismo no es bueno o malo, es el insumo que se utiliza.

En este desarrollo de mercado, contar con una máquina que trabaje con mezclas o con una que requiere ser operada por un barista o un profesional en café, hace la diferencia. El barista es el responsable de las mezclas, la leche, los licores e, incluso, los diseños con los cuales se presenta el producto final. La máquina puede ser manipulada por los empleados del local y garantiza la misma calidad en todos los puntos de venta, a cualquier hora del día.

Como estrategia de marketing, es muy importante fijar un costo único para la oferta, para incentivar el consumo asociado al mejor de los precios.

La mejor manera de promocionar el café, siempre, es en combo, es decir, buscando complementariedad entre un café y un croissant, un café y una deliciosa torta de chocolate.

Últimas noticias

Noticias

Lo que nos reta, motiva e inspira

Jueves, Agosto 9, 2018

Noticias

Si el pan tiene alma, esa alma es su aroma

Miercoles, Agosto 8, 2018

Noticias

Manuel Flecha, maestro de maestros

Sábado, Julio 7, 2018

Noticias

Strudel de manzana una recomendación

Viernes, Junio 22, 2018

Estamos cerca de ti