Noticias

Un estilo para celebrar

Delicake un a pastelería que sabe contar historias

9 Diciembre, 2015 —En los tiempos actuales, en los que se piensa que innovar y crear propuestas en el sector de la repostería es una tarea un tanto difícil, nos encontramos con Delicake, un joven negocio que ha combinado acertadamente las claves del éxito para convertirse en una reconocida opción en la ciudad de Barranquilla.

Wilmer Amaya y su esposa Carolina Miranda son los gestores de Delicake, y quienes, en tan solo tres años, han logrado desarrollar una propuesta que hoy se reconoce en la costa atlántica como un sello único a la hora de celebrar. Con mucho talento y una gran capacidad para interpretar los sentimientos que motivan las celebraciones de quienes se acercan a Delicake para encargar ese pudin único o para halagar a un ser querido, están cambiando la manera como se expresan sentimientos a través de una creación de la repostería.

Comienzo con aprendizaje

“Empezamos en nuestra casa, con la fabricación de cupcakes, pero con muchas limitaciones, pues nos faltaba casi todo. Los primeros se nos quemaron, no sirvieron para nada, literalmente, terminaron en la basura, la verdad era que no teníamos experiencia, o alguien que nos asesorara, fue así como nos acercamos a la escuela y recibimos una valiosa ayuda, incluso, de una de nuestras profesoras recibimos una enseñanza que hoy todavía aplicamos: la panadería y la pastelería son una ciencia que tiene muchos trucos y aspectos específicos, que tienen que respetarse para que las cosas queden bien hechas. No es como en la cocina, donde se pueden resolver algunas cosas que no funcionan agregando agua, sal o azúcar. En panadería y pastelería, si quedó mal, quedo mal y no sirvió. Empezamos hace tres años, y lo primero que buscamos fue un nombre y nos encontramos con Delicake, encargamos un logo, hice una página web y tuvimos presencia en Facebook. Desde el primer momento tuvimos una imagen de marca y presencia en las redes sociales. Empecé a tomar fotos y a subirlas en redes sociales, de esta manera empezamos a generar opiniones y comentarios acerca de cada cosa que hacíamos”, cuenta Wilmer Amaya.

Una iniciativa familiar

La historia de Delicake es como la de muchos negocios que, simplemente, surgen por alguna circunstancia o coyuntura especial de vida. Wilmer Amaya estudio Administración de Empresas, y sus padres son propietarios de un restaurante de comida colombiana en Barranquilla. “Después de terminar mi carrera, decidí estudiar cocina e ingrese a la Escuela Gato Dumas de la ciudad y conocí a Carolina, quien es hoy mi esposa y socia. En la escuela recibí dos semestres de pastelería. Fue justamente en este periodo cuando surgió la inquietud por la panadería y repostería. Me llamo mucho la atención, empecé a hacer postres para el restaurante.

Carolina, empezó a trabajar en una empresa de equipos para el sector alimentos, pero como le tocaba viajar frecuentemente, se aburrió pronto con esta labor, fue así como le propuse una única alternativa para aquel momento: crear nuestro propio negocio.

Nuestros productos están muy bien elaborados y decorados. Para nosotros, si es una línea debe quedar derecha, si es triangulo debe quedar perfecto, si es un circulo es redondo. Todo debe ser colorido y personalizado de acuerdo con las solicitudes de cada persona. Posteriormente, nos pusimos en la tarea de elaborar tortas temáticas, decoradas según los requerimientos de cada cliente; un aspecto en el que hemos evolucionado muchísimo en los últimos tiempos, cada vez somos más exigentes y perfeccionistas. En Colombia no hay muchos sitios donde estudiar este arte, pero nosotros nos hemos ayudado con la práctica, la gente viene con solicitudes muy propias que debemos interpretar, son historias personales y de singular importancia para cada quien. Por ejemplo, tenemos el caso de un señor que, por su aspecto, uno nunca imaginaria su afinidad con el Chavo del 8. Para agasajarlo, su esposa nos hablo de la cercanía de su esposo con este personaje de todos los tiempos, por lo que nos pusimos a la tarea de crear un pudin con el tema. Para el señor fue una emoción muy grande y para nosotros fue una gran sorpresa poder corroborar los sentimientos que se mueven con creaciones personales como estas”

Un negocio que crea y perfecciona formas

Pero el concepto personalizado es que, precisamente, se ha convertido en el factor de éxito de Delicake. Luego de trabajar en casa y en un espacio cedido en el restaurante de los padres de Wilmer, llego el momento de abrir un local comercial, en el cual el crecimiento y el desarrollo de estas iniciativas no han dejado de crecer. Es aquí donde se han perfeccionado, al punto de que los mismos Wilmer y Carolina consideran que Delicake más que una pastelería es un taller de diseño, en el cual, a través del talento, es posible interpretar historias y sueños de quienes quieren ir un poco más allá cuando de celebraciones se trata. Todo se basa en momentos únicos e irrepetibles, los mismos que se desarrollan de la mano de un gran talento y expertos profesionales.

De hecho, por este taller de pastelería han pasado diseñadores de modas o industriales, quienes no tienen idea de fabricar una galleta, pero han aportado al proceso de crear y perfeccionar las formas. En este lo importante es que se posea una especial habilidad con las manos, es, por tanto, un arte, una creación con las técnicas de la pastelería.

Un trabajo casero

Los primeros pasos de Delicake se dieron en medio de las limitaciones, que generalmente se hacen presentes cuando se decide luchar por una iniciativa. Desde el comienzo, el profesionalismo y talento fueron las mejores herramientas para crecer y consolidar un negocio que promete mucho para el sector de la repostería en Colombia. “Después de todas las cosas que no nos salieron bien, cuando intentábamos arrancar el negocio de los cupcakes, empezamos a estandarizar y desarrollar nuestras recetas, ya conocíamos en detalle el manejo del horno, el tiempo, la temperatura. Empezar es complicado, porque se requieren muchas cosas que no se tienen a la mano y todo cuesta dinero.

En este camino, también hemos evolucionado mucho en las recetas, lo que si se mantiene es que trabajamos ‘muy casero’, nada industrial, no utilizamos premezclas y el proceso es como si estuviéramos en la escuela, ceñidos a lo que debe ser. Todo se controla, los tiempos de batido y el proceso en general, todo está estandarizado para tener el mismo producto siempre. Nos diferenciamos por el proceso que seguimos para cada uno de nuestros productos y porque utilizamos ingredientes de primera calidad, por ejemplo, la harina es 3 Castillos, la misma que utilizábamos en Gato Dumas; además de gustarme mucho, me acostumbre a ella, la hemos utilizado desde el primer día de este negocio y nos ha acompañado en nuestro crecimiento”.

Delicake es entendido por sus inspiradores como un taller de diseño de moda, en el cual la diferencia fundamental es que se trabaja con materiales y herramientas diferentes a la tela, la aguja y el hilo. Wilmer se especializa en esculpir las tortas, mientras Carolina es una verdadera artista para la creación de figuras que se esculpen en Fondant.

Delicake es un negocio con una energía muy especial: la decoración, las paredes, los muebles, hasta el piso se salen de lo convencional y le agregan un toque único a esta propuesta, que ya se identifica en Barranquilla como un sello de creaciones únicas.

“Contamos historias a través de lo que hacemos (los cumpleaños, los aniversarios), pero con particularidades que hacen única cada celebración. Es indiscutible que siempre hay un motivo para celebrar”.

Es tendencia mundial que cada vez la gente celebre más con tortas diferentes, que se apartan de lo tradicional. La gente quiere plasmar en una torta su personalidad, lo que siente y su vida misma.

Últimas noticias

Noticias

Si el pan tiene alma, esa alma es su aroma

8 Agosto, 2018

Noticias

Manuel Flecha, maestro de maestros

7 Julio, 2018

Noticias

Strudel de manzana una recomendación

22 Junio, 2018

Noticias

Se amplía el portafolio de productos de la compañía

18 Junio, 2018

Estamos cerca de ti